John Milton (1608 - 1674)

John Milton es generalmente considerado junto a William Shakespeare, el más grande poeta Inglés, y su grandiosa obra The Paradise Lost  es considerada como uno de los más refinados poemas épicos del idioma Inglés. Educado en el Saint Paul’s School en Londres y más tarde en el Christ’s College de Cambridge, Milton tenía un excelente conocimiento de los idiomas latín, griego, francés e italiano. No muy satisfecho con el sistema educativo universitario de la época, basado en un aprendizaje puramente memorístico y mecánico de las nociones, decidió dotarse de una educación liberal por cuenta propia.

Gracias a sus amplias lecturas, él trató de devorarse todo lo que pudiera de la producción histórica,literaria y filosófica a fin de desarrollar un cierto "discernimiento de todo que lo fuese correcto y generoso en términos de las artes liberales y los asuntos” que a su juicio eran esenciales para los que, como él, aspiraban a convertirse en líderes y maestros.

A pesar de que muchas de sus creencias religiosas desafiaban las posiciones oficiales del Puritanismo, Milton era no obstante un puritano y, como tal, apoyó a Oliver Cromwell y a la causa parlamentaria contra Carlos I en la Guerra Civil Inglesa de 1642-1651. Tal fue el apoyo que él le dio al nuevo Commonwealth que en 1649 fue elegido como Secretario de Lenguas Extranjeras en el Consejo de Estado del Commonwealth.

Milton argumentaba que la verdadera naturaleza de la autoridad monárquica residia de la soberanía popular que le otorgaba ese poder. Y por la misma razón, el pueblo tenía el derecho de deponer a un monarca que abusará de su poder. Pero lo más importante era que la soberanía del pueblo provenía de Dios. Insistiendo fervientemente en la libertad racional y  en el poder responsable de elección de la humanidad, Milton estaba convencido que la libertad estaría mejor salvaguardada por el fuerte carácter moral de los ciudadanos de una nación. Cuando aún formaba parte del Consejo de Estado de Cromwell, Milton hizo gran presión para que "se hiciera aún más por la educación y la formación moral de los jóvenes”, considerándolo una medida necesaria para el mantenimiento de la libertad cristiana, de la que dependen todas las demás libertades. Dedicó su vida, a menudo atrayendo sobre sí el escarnio de sus contemporáneos, a la idea de una comunidad libre en donde todos los ciudadanos buscasen el conocimiento y ejercitasen la libertad concedida por Dios.

En su Segunda Defensa del Pueblo de Inglaterra, Milton expresó muy claramente su noción de la verdadera libertad: “A menos que vuestra libertad sea de aquel tipo que no puede ni ser dada y menos quitada con el uso de las armas; y ella por sí sola sea tal, que, surgiendo de la piedad, de la justicia, de la templanza, en pocas palabras, de la verdadera virtud, echará raíces profundas y firmes en vuestras mentes; y pueden estar seguros, de que no habrá ninguno, que, incluso sin la ayuda de las armas, les pueda privar rápidamente de lo que ustedes conquistaron previamente por la fuerza de las armas”.

Fuentes: That Grand Whig, Milton by George F. Sensabaugh (Stanford University Press, 1952), and History of Political Philosophy, third edition, edited by Leo Strauss and Joseph Cropsey (University of Chicago Press, 1987).