Hugo de San Víctor (1096 - 1141)

Acton Sociale

"The pursuit of commerce reconciles nations, calms wars, strengthens peace, and commutes the private good of individuals into the common benefit of all."

Así escribió Hugo de San Víctor. Hugo (1096-1141) fue un canónico de la Abadía de San Víctor de París. Su elección vocacional es significativa en cuanto que los canónicos regulares formaban parte de un movimiento que buscaba recuperar el ascetismo de la Iglesia de los primeros tiempos y combinarlo con el servicio al prójimo en sus vecindarios. Su pequeña dimensión y las reglas flexibles les permitió realizar pequeñas donaciones para ser usadas en la administración de Iglesias, hospitales y escuelas que normalmente eran utilizados por otros monasterios mas grandes y mas antiguos. Esta fue la misión a la que se dedicó Hugo.

Hugo llegó a San Víctor en 1115 e inmediatamente comenzó a enseñar en la escuela de la Abadía. Con el tiempo se convirtió en el cabeza de la escuela, que estaba abierta a los estudiantes que vivían más allá de la comunidad de la Abadía y que la Universidad de París eventualmente reconoció como una división residencial de pregrado.

El Didascalicon de Hugo (c.1127) es una versión ideal del programa de estudios medievales, pero también es un extenso y formal ensayo sobre la naturaleza de la filosofía. Rehabilitando una fórmula tradicional, Hugo concluyó que “La filosofía es la disciplina que investiga exhaustivamente  las ideas  de todas las cosas,  humanas y divinas”. Con esto quería decir que el bien superior debe ser perseguido en primer lugar a través del estudio de los aspectos teóricos de todas las ramas del conocimiento. La originalidad de Hugo reside en el haber incluido las artes "mecánicas" - disciplinas necesarias para el sostenimiento de la vida corporal – en la filosofía. Las artes mecánicas incluyen el comercio, el beneficio del cual Hugo pudo experimentar con la revolución comercial que sacudió a Europa y la conectó al resto del mundo. “El comercio penetra en los lugares secretos del mundo, se aproxima a costas nunca vistas, explora bosques aterradores, y en lenguas desconocidas y con pueblos bárbaros lleva a cabo el comercio entre la humanidad”.

Hugo escribió muchas obras, pero ninguna de ellas en el ámbito político u económico. Como profesor, teólogo y místico, Hugo hizo mucho para sentar las bases teóricas para las universidades medievales y  para el desarrollo de la tradición del derecho natural, que produjeron al pensador al cual Lord Acton consideró  como el primer miembro del partido reformista británico (Whig), Santo Tomás de Aquino.