Francisco Marroquín (1499 - 1563)

Acton Sociale

Francisco Marroquín nació en la provincia de Santander, en el norte de España, de una familia de nobles terratenientes. Una vez completados sus estudios eclesiásticos y tomados los votos sacerdotales, Marroquín comenzó a estudiar teología y filosofía en la Universidad de Heusca. Cuando todavía se encontraba en la Universidad, formó parte de un movimiento de renovación el cual afirmaba la igualdad de todas las personas ante Dios y ante la ley y no ante la sociedad como tal, a menos que fuera basada sobre el libre ejercicio de la voluntad humana. Este movimiento de renovación podía ser comparado a los movimientos humanitarios como los de Salamanca, Valladolid y Alcalá de Henares.

En lugar de limitarse a formular teorías acerca de estos ideales, Marroquín se embarcó hacia el Nuevo Mundo en 1527 con el fin de ponerlas en práctica.

Marroquín desembarcó por primera vez en México, donde llegó a ser un juez eclesiástico de la Audiencia a las órdenes de Juan de Zumárraga, quien  más tarde fundaría una Universidad  y se convertirá en obispo de México. Durante su estancia en México, Marroquín conoció a Pedro de Alvarado, un soldado cruel, ambicioso y arrogante, que incluso trató de convencerlo de abandonar su puesto de alto relieve por el de un simple sacerdote de una ciudad como Santiago en Guatemala (la actual Ciudad Vieja). Marroquín descubrió rápidamente que Guatemala estaba realmente organizada como un campamento militar donde aún se podía sentir el olor de la sangre mezclada al de la pólvora. Alvarado gobernaba como un comandante déspota, haciendo uso de la opresión y la tiranía con el fin de mantener la unidad política. La servidumbre y la esclavitud de los nativos americanos dominaban la vida del territorio.Después de haber pasado la mayor parte de su vida inmerso en abstractos debates intelectuales, aquí Marroquín tuvo casi con seguridad una experiencia impactante presenciando tal realidad.

Rechazando la desesperación, se centró más en lo que podía hacer, en lugar de lo que se debería hacerse generalmente. Para Marroquín, los sermones habituales sobre la moralidad no eran suficientes. Él actuaba de una vez a fin de obtener los márgenes más amplios posibles de libertad y  justicia para los Nativos de América. Infundido del sello misionero, Marroquín visitaba las aldeas de su provincia para registrar el número de nativos americanos esclavizados. Al final el dominio de Alvarado se desvaneció. Marroquín fue consagrado obispo de Santiago y, con la ayuda de Alonso de Maldonado, el nuevo gobernador provisional de Guatemala, utilizó su investigación sobre las condiciones de los Nativos de América para efectuar la liberación de los nativos americanos de la opresión, la esclavitud y de los continuos saqueos. Como gesto de gratitud, al final el pueblo eligió a Marroquín como su nuevo gobernador. Más allá de la codicia de los colonos que veían  a Guatemala como un lugar para saquear y buscar fortuna, Marroquín vio y estableció en esta tierra una nueva sociedad libre.

Fuentes: Francisco Pérez de Antón, In lode a Francisco Marroquín. Universidad Francisco Marroquin,Guatemala, 1999La imagen de Francisco Marroquín fue reproducida gracias al permiso de Ramón Ávila, Francisco Pérez de Antón y de la Universidad Francisco Marroquín.