Adam Smith (1723 - 1790)

Adam Smith es aquel que más que nadie ha explicado qué es el capitalismo. Nació en Kirkaldy, en Escocia, una pequeña ciudad costera cerca de Edimburgo. Smith se formó en la Universidad de Glasgow y en el Ballioll College de Oxford, en Inglaterra. Más tarde,enseñó en Edimburgo y se convirtió en profesor de la Universidad de Glasgow. Poco después, Smith partió para Francia como preceptor del Duque de Buccleugh y allí se reunió con Quesnay, Turgot, y Voltaire. Durante el período francés, Smith comenzó a escribir La Riqueza de las Nacionesque terminó después de su regreso a Escocia. Esta obra fundamental fue publicada en 1776. En 1778, siguiendo los pasos de su padre, se convirtió en funcionario aduanero y murió en 1790 a la edad de 67 años.

Existe generalmente un gran énfasis sobre la contribución de Smith en el campo de la economía, mientras aparece subestimada su perspectiva religiosa y moral. En La teoría de los sentimientos morales, Smith examinó el papel de la simpatía al relacionar el interés personal con la virtud. Si se permite operar al libre mercado y si las personas son pudientes, éstas últimas, tendrán la posibilidad de ayudar a los indigentes. En una sociedad primitiva, las personas están interesadas, en primer lugar, en la mínima subsistencia. Además, Smith sostuvo que el mercado promueve virtudes como la responsabilidad, la honestidad, la frugalidad, la habilidad y el autocontrol. En el proceso de adquisición de la riqueza y del poder, virtudes similares se hacen necesarias. En el pasado, no existía un mecanismo tal o incentivo que orientará la virtud. Smith escribió que antes de la llegada de la era comercial, la riqueza y la pobreza dependían del engaño y del privilegio.

Además del mercado, otras instituciones, como por ejemplo, la Iglesia y la sociedad podrían apoyar en el sostenimiento de la virtud. Smith creía que la religión era una expresión de la necesidad de justicia y de benevolencia en el mundo material y declaró: "revitaliza el sentido natural del deber". Sin embargo, él escribió que la Iglesia establecida, que pretendía fundar la religión sobre los impuestos,debilitaría el incentivo para la evangelización. En la sociedad, argumentó Smith, una asociación de personas dotadas obtendrían resultados similares. Si se opta por asociarse con personas buenas, es probable, que se obtengan buenos resultados.

Fuentes: Adam Smith In His Time and Ours by Jerry Z. Muller (Princeton University Press, 1993); andAdam Smith: The Man and His Works by E. G. West (Liberty Press, 1976).