Principios Rectores

Integrando las verdades judeo-cristianas con los principios del libre mercado.

  1. Dignidad de la Persona
  2. Naturaleza Social de la Persona
  3. Importancia de las Instituciones Sociales
  4. Acción Humana
  5. Pecado
  6. Estado de Derecho  y el Papel Subsidiario del Gobierno
  7. Creación de Riqueza
  8. Libertad Económica
  9. Valor Económico
  10. Prioridad de la Cultura

Dignidad de la Persona – La persona humana, creada a imagen de Dios, es individualmente única, racional, sujeta al acto moral, y un co-creador. En consecuencia, posee un valor intrínseco e  dignidad, lo que implica ciertos derechos y obligaciones  para sí mismo y para las otras personas. Estas verdades sobre la dignidad de la persona humana son conocidas a través de la revelación, pero también son percibidas por la razón.

Naturaleza Social de la Persona – Aunque las personas alcanzan su màxima plenitud solo en la  comunión con Dios, un aspecto esencial del desarrollo de las personas es su naturaleza social y la capacidad de actuar de manera desinteresada. La persona  se realiza mediante la interacción con otras personas y mediante la participación en los bienes morales. Existen relaciones voluntarias de intercambio, como las transacciones de mercado para la obtención de un valor económico. Estas transacciones pueden dar lugar a un valor moral. También existen relaciones voluntarias  de mutua dependencia, tales como las promesas, amistades, matrimonios, y la familia, que son bienes morales. Estos, también, pueden tener otra clase de valores, como religiosos, economicos, estéticos, y así sucesivamente.

Importancia de las Instituciones Sociales – Dado que las personas son por naturaleza sociales, muchas de ellas crean Instituciones Sociales. Las instituciones de la sociedad civil, especialmente la de la familia, estan consideradas como el principal núcleo  de la cultura moral de una sociedad. Estas instituciones sociales no son creadas ni derivan su legitimidad del Estado. El Estado debe respetar su autonomía y proporcionar el apoyo necesario para asegurar el funcionamiento libre y ordenado de todas las instituciones sociales en sus respectivos ámbitos.

Acción Humana – Los seres humanos son por naturaleza  personas de acción. A través de la acción humana, la persona puede ejecutar su potencialidad mediante la libre elección de los bienes morales que cumplan con su naturaleza.

Pecado – Aunque los seres humanos son buenos en su naturaleza original, en su estado actual son imperfectos y corrompidos por el pecado. La realidad del pecado hace que el Estado tome medidas necesarias para frenar el mal. La ubicuidad del pecado, sin embargo, requiere que el Estado se limite en su poder y en su jurisdicción. La persistente realidad del pecado  requiere que seamos escépticos a todas las soluciones utópicas de los problemas sociales como la pobreza y la injusticia.

Estado de Derecho y el Papel Subsidiario del Gobierno – La responsabilidad primordial del gobierno es promover el bien común, esto es, mantener el estado de derecho, y  preservar los deberes y derechos. La funciòn del gobierno no es el usurpar la libre acción, sino el de reducir al minímo los conflictos que puedan surgir cuando las acciones libres de las personas y de las instituciones sociales entran en conflicto de intereses. El Estado debería ejercer su responsabilidad según el principio de subsidiariedad. Este principio tiene dos componentes. El primero, las instituciones jurisdiccionalmente más amplias deben abstenerse de usurpar las propias funciones que  deben desempeñar  tanto  las personas como las instituciones más cercanas al problema. Segundo, las instituciones jurisdiccionalmente más amplias deberían ayudar a las personas y a las instituciones màs cercanas al problema solo cuando éstas no pueden llevar a cabo sus propias funciones.

Creación de Riqueza – Es empobreciemiento material debilita las condiciones que permiten a los humanos prosperar. La mejor manera de reducir la pobreza es con la protección de la propiedad privada a través de aplicaciòn de la normativa legal. Esto permite a las personas de entrar en los círculos de intercambio voluntario para expresar su naturaleza creativa. La riqueza se crea cuando los humanos de manera creativa transforman la materia en recursos. Puesto que los seres humanos pueden crear riqueza,  el intercambio económico no tiene porque ser un juego de suma cero.

Libertad Económica – La libertad, en un sentido positivo, se lográ mediante el cumplimiento de la propia naturaleza de la persona y a través de la libre elección de hacer lo que se debe. Por lo cual, la libertad económica es una especie de libertad. Por este motivo, el sujeto de la libertad económica no solamente tiene ciertos derechos, sino también ciertos deberes. Una persona económicamente libre, por ejemplo, debe poseer la libertad de entrar voluntariamente en el mercado. Por lo tanto, aquellos que tienen el poder para interferir en el mercato están obligados de eliminar todas las barreras artificiales a la entrada en el mercado, y también de proteger los derechos comunes de propiedad privada. Pero la persona económicamente libre también tendrá el deber de hacer participar a otros en el mercado en calidad de sujeto moral y en concordancia con los bienes morales. Por lo tanto, la ley debe garantizar los derechos de propiedad privada y el intercambio voluntario.

Valor Económico – En la teoría económica, el valor económico es subjetivo ya que su existencia depende de lo que perciba un sujeto. El valor económico es el significado que un sujeto atribuye a una cosa cada vez que percibe una conexión causal  entre la cosa y la satisfacción de un deseo urgente actual. Un sujeto puede estar equivocado en su juicio de valor mediante la asignación del valor a una cosa que ni puede ahora ni podrà nunca satisfacer su deseo urgente del momento. La verdad en los juicios de valor económico se resuelven solo en el caso que se pueda satisfacer la expectativa requerida . Si bien esto no implica la realización de cualquier otro tipo de valor, las cosas pueden tener tanto un  valor  económico subjetivo como  un valor moral objetivo.

Prioridad de la Cultura – La libertad florecerá en una sociedad con el apoyo de una cultura moral que abrace la verdad sobre el origen y el destino trascendente de la persona humana. Esta cultura moral conduce a la armonía y a la organización adecuada de la sociedad. Si bien las diversas instituciones en los ámbitos políticos, económicos  entre otras areas son importantes, la familia es la primera en inculcar la cultura moral en la sociedad.